Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

Cuentos de dos existencias idénticas

Imagen

Para todos aquellos que me preguntan si estoy bien...

Imagen
Después de superar mi propia estupidez, después de liberarme de algunos miedos (y las que te rondaré Morena) os voy a contar de lo he sido capaz. Os voy explicar lo obsolutamente en paz que estoy. Os voy a relatar la perfección, siempre dentro del caos, de mi vida actual. Y como buena cuentista, os voy a dar consejos que nunca me pedistéis, pues todo el mundo hizo algo así conmigo. Karma, Dharma o como os de la real gana. Que sí, que no me dejé nada que vaya a necesitar, que he viajado con cuatro bragas, que he volado con trabas, con todos los impedimentos. Os hablaría de lo mucho que pesaban mis maletas de que nadie fue capaz de llevarme los bultos y acompañarme al aeropuerto. Como siempre, sola.

Resuelta e imparable, peleándome con la tripulación de ryanair, saltando las barreras. Que es una decisión loca, no lo voy a discutir. Que puede salir mal, no lo voy a rebatir. Y que me digan que si no cojo el teléfono, que si de verdad soy consciente de la situación: lo soy, lo sé. Pero os …

Frágil y de Cristal

Imagen
Soy frágil, muy frágil. Quiero pensar que no me rompo, que puedo con todo, que yo tengo el control... quiero ser de piedra, arrancar esas dos canas y teñirlas de seducción. Adoro el juego de miradas con desconocidos, he querido desmontar a cualquier persona con una mirada, sin saber muy bien quién soy, metidita en una pequeña estrella que brilla en mi interior. He destrozado corazones, aunque no me regodeo en el sufrimiento ajeno. Soy dueña de mi cuerpo aunque últimamente una extraña Diosa decida por mí. Y sí, puedo hacer que muchos y muchas bajen la guardia y ponerlos a mi merced, sin ser una persona físicamente espectacular, simplemente aceptando la divinidad que hay en mí misma...

Mi cuerpo, de carne pálida, de piel sensible y mis ojos, de fáciles despertares, con lágrimas siempre guardadas en un cofrecito que se abre a menudo. ¿Quién me quiso poseer? tantas veces me he entregado a medias, tantas veces he esperado darle tregua y rendición a mi alma ¿Quién la quiere? nadie, nadie, so…