Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2010

Somos

Imagen
 Aquí os dedjo un pequeño texto en el que hablo de la relación que tienen los dos personajes principales de mi novela. Sé que soy muy pesada con alguno de vosotros xD, pero soy una escritora pedante. Hasta hace como 6 meses no he entendido por qué estaba escribiendo sobre dos personas que tienen este tipo de relación, pero ahora puedo hablar de ello con más seguridad. Aquí habla Sheila, la protagonista, 35 años de que se desarrolle la trama. Espero que os guste y a los que no sepan nada de "Vereda", espero que se entienda bien todo. Un beso, bediunos.


Aún recuerdo la primera vez que vi a Samuel. Antes incluso de encontrarle en aquel andén de tren. De cruzarme con él por la ciudad, de forma tan casual y predestinada. Aún me hace temblar el vivo recuerdo de nuestro primer cruce de miradas, sus ojos color acero, tan frios en según qué ocasiones y con el resto del mundo. No puedo olvidar aquellos ojos devolviéndome la esecia de la que fui y la que soy. Mis vidas pasadas a su lado…

más de dos mil años después

Desaparezco entre las formas de tu cara y traigo a mí el ser que fui y los que todavía viven en mi memoria de trapo. Un deseo desesperado me hace recorrer toda tu piel, volviéndome loca a cada centímetro que rozo con mis manos. Y me desquicio, sin saber muy bien por qué, busco tus ojos en la noche, que también me miran como si fuera la última vez que pasamos juntos.
Ansío devorarte y me debato entre el amor no expresado, que me invade y amenaza con estallar en tormenta, y las ganas de perderme en tu piel. No puedo dejar de decírtelo sin palabras, con la mirada perdida en algún lugar en el que nos perdemos los dos. No habrán palabras de despedida, ni tan siquiera de amor. Eso no es para nuestro pueblo, pues la tierra que nos ha visto nacer exige que las mujeres sean compañeras dignas de los guerreros que partirán en unas horas para regalarnos la libertad. Pero mientras dure la noche, yo me quiero morir en tu piel, esa que te has dejado día a día por luchar por aquello que todos nosotros…