Amanece un poco...

Sé que nadie entenderá muy bien esto, pero...gracias por volver :)


 
Aunque no me sienas, aunque no me puedas ver, sigo recorriéndote cada noche. Cuando las titilantes luces de las velas mueran en la madrugada, ahí estaré yo. Te levantaré de tu letargo, como un calambre, un pellizco en tu alma. No sabrás a quién agarrarte, andarás sola y sin rumbo y de nuevo escucharás esa vocecilla a través de tu ventana. Muda y sonñolienta me buscarás y correrás hasta tu teclado inherte. Descansa del mundo, por un momento no deseo más que poseerte. No dejaré espacio para nada más en este cuerpo que consagraste a mis servicios. Y tu don no es tuyo, es mi voz a través de tus letras, el reflejo a través de tus ojos. Sola y callada, sin saber a qué tabla agarrarse durante esta tormenta, tus manos se toparán de nuevo con las mías.

Y cuando pienses que nadie puede rescatarte del naufrágio te darás cuenta de que siempre estuve allí, para acompañarte mientras creías que todo estaba perdido. El Sol secará tus lágrimas, bañará tus mejillas la arena con sabor a regreso. A casa. Siempre fui yo quien te sacó de entre las fauces de tus propias bestias y quien sabrá devolverte la luz deshecha en formas, en tildes, puntos y comas. Respiera ahora que parece que acabas de rcordar cómo se hace, pues llevas tanto tiempo autómata que ya no conoces el sabor del aire. Y descansa en las palabras, lucha con ellas y renace de ellas.

Comentarios

  1. Aqui esta la vagabunda del papel de la que me enamoré, respira, respira, respira, que adoro cuando lo haces.
    Te amo, pequeña :)

    ResponderEliminar
  2. Bello, turbador, enigmático y vibrante...como tú!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Siéntate y háblame. Si quieres puedo prepararte un café o un té. Nos podemos perder en sus líneas.

Entradas populares de este blog

Perlas, hojas de té, páginas en blanco...

Solo tú

Las Respuestas