Entre montañas...


El mar frente al café nos regala las sonrisas de las nereidas, a través de los cristales y entre montañas. Llevamos aquí casi cinco meses y lo que comenzó siendo un viaje inesperado se ha convertido una de las más deliciosas rutinas. Las rocas de la montaña de las Musas son testigo de sonrisas y lágrimas derramadas con cada una de nuestras subidas. Nos reímos con los que poco a poco se han ido convirtiendo en grandes amigos y familia porque el lenguaje tiene sus intrincados caminos entre idioma e idioma para arrancarte una carcajada. 

El café se derrama y yo me pongo nerviosa, como siempre, haciendo gala de la más británica cortesía, me estiro y pido perdón mil veces. Espero alguna cara ofendida y me encuentro a un grupo de personas felicitándome porque se alegran de que la abundancia vaya a llegar a mi vida. Sonríen y comprendo, aquí las cosas tiene su propio compás, su armonía y tonalidad. Y tras una noche de cansancio, me pregunto por qué mis piernas siguen resistiendo y mi alma sigue teniendo ganas de ir de aquí para allá, honrando a los Dioses en antiguos y nuevos lugares. Pero echo una mano al lado y me encuentro la tuya, tu cara de felicidad porque Maratón está delante de nosotras y me pregunto si alguna vez me acostumbraré a esta sensación de saberte a mi lado. 

Un recuerdo cruza mi mente, la voz de una amiga probando nuestra tortilla de patatas muy española por primera vez y diciendo en griego "esto no es tortilla española, son patatillas con huevos, los hacía mi madre en Creta..." y sigue comiendo con la resignación de saber que probablemente su pueblo inventó también esa comida. Nos reímos en la cocina retirando los platos y felices por saber que nuestros invitados están bien recibidos, además de ser muy griegos. Los abrazos se mezclan con las libaciones de gasolina y también se nos escapa la tos en medio de una invocación... salir avergonzada del espacio ritual es mi primer impulso y espero ir alejándome poco a poco para no molestar más al resto de los participantes. Entonces una mano amiga me ofrece un caramelo y para que vuelva a mi sitio, a tu lado, y me hace una caricia en el pelo para que me calme. Se encienden antorchas, se queman esencias y corre el vino. Música y baile se funden en un continuo Evohé...y pasado todo este tiempo, yo no tengo otra más que decirte que soy feliz por estar aquí con la compañera que eres y por eso te pido: que no termine el baile, que el vino siga corriendo, que el café se nos derrame y que siempre, amor, podamos unir nuestras voces para llamarles. Σ'αγαπο πολυ.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Compartir recuerdos en redes sociales

Perlas, hojas de té, páginas en blanco...

Sin rumbo I